domingo, 15 de febrero de 2009

LA HISTORIA DE: "LA MANO VACIA" (KARATE) SUS ORIGENES


Cabe destacar la esencia del Karate-do, su origen e historia.
Se toman como algunas referencias hallazgos de murales con escenas de pugilato en algunas tumbas egipcias, de hace aproximadamente 5000 años, hacia la misma época se crearon las bases del Kempo chino “Arte del manejo de puño”. Pero la mayoría de las versiones coinciden en afirmar que éste Arte Marcial nace en la India, donde en las técnicas de Defensa – Ataque se imitaban movimientos de animales (tigre, serpiente, oso, mono, etc.). Luego emigra a China donde se perfecciona en manos de los monjes Shaolin, transmitiendo más tarde sus conocimientos a los okinawenses, en Japón. Así, de esta unión nace el estilo Shorin-Ryu, que actualmente es practicado en todo el mundo.




Debido al secreto con que el Karate se practicaba en Okinawa durante el siglo XVIII, no existen datos suficientemente claros sobre las distintas escuelas y maestros. Sin embargo gradualmente se fue dividiendo en dos grandes grupos: Shuri-te o Shorin-Ryu y Shorei-Ryu o Tomari-te., mientras que el Naha-te se imponía en la ciudad homónima y sus alrededores.
El primero se basa en movimientos rápidos y ágiles, con preponderancia del factor potencia (Kimé) al finalizar la técnica. No obstante, algunos Katas básicos son practicados en forma lenta con el objeto de trabajar “la fuerza pura”.
Por el contrario, el segundo era practicado generalmente por personas de gran contextura física y peso, predominando movimientos diversos en el mismo lugar, con la misma posición, en forma lenta y con preponderancia del factor fuerza. Otras diferencias son marcadas por las posiciones, en el trabajo básico de los brazos y de las piernas, así como el método de respiración.


Cuando se observan los movimientos del Shorin-Ryu, se comprueba que tanto sus posiciones como el método de respirar y su coordinación se generan con toda naturalidad. Los desplazamientos son en línea recta, incluyendo a 45° y giros. En cambio el Naha-te se caracteriza por movimientos y técnicas en los que la respiración no siempre está en concordancia con los gestos. Pese a ello, en ambas escuelas, se observan posiciones siempre naturales, no demasiado grandes o chicas, que se ajustan así a las diferentes estaturas de los practicantes.




El Naha-te está divido en dos grandes grupos o estilos: Goju-Ryu y Matsubayashi-Ryu (los dos grupos o escuelas más desarrolladas), Seibukan, Matsumura, Tozan-ryu, etc.). La línea Kobayashi deriva de las enseñanzas de Itosu Ankoh y posteriormente de Chosin Chibana. La línea Matsubayashi en cambio de A. Arakaki quien había estudiado con S. Gusukuma alumno de Itosu y Chibana, de Chotoku Kyan conocido como “Chan Mi gwa” que quiere decir “Kyan de los ojos pequeños” y Shosin Nagamine, su actual presidente y discípulo de Arakaki, Kyan y Choki Motobu. Sin embargo existen muchos maestros y estudiosos en la historia del Karate okinawense que permanecieron casi en el anonimato y sus nombres no han llegado hasta nosotros.
Citemos por ejemplo al erudito y prolífico escritor Nago Oyakata, nacido en el año 1663, que a través de sus poemas inmortalizó al arte del Te cien años antes de que existiera algún rastro gráfico sobre él. Leemos por ejemplo “No importa cuanto puedas sobresalir en el arte del Te o en tus tareas personales. Nada es más importante que tu conducta y tu humanidad, observadas en tu vida diaria”.
La historia así mismo recuerda a Sakugawa que vivía en Sauri hace más de 200 años y era conocido como “Tote Sakugawa” expresando así su destreza en el Karate. A Kusbuoaku, quien diera una exhibición espectacular en 1761, originando así el kata “Kushanku” Sho y Dai, practicados en la escuela Shorin. Itosu Ankoh, creador de los kata Piñan, quien tuvo un numeroso grupo de eminentes karatekas, Chosin Chibana, Kentsu Yabu, Chomo Hanashiro, Chotoku Kyan, Moden Yasiku, Shimpan Gusukuma, Anbun Tozuda, Kenwa Mabuni, creador del estilo Shito-Ryu y uno de los primeros en difundir el Karate en Japón.
Otro famoso karateka fue Choki Motobu, llamado “Motobu Zaru” (el mono) debido a su gran agilidad. Este nació en Sauri en 1871 y aprendió con Kosaku Matsumura solamente el kata Naihanchi y el kata Passai, perfeccionándose en ellos más de 30 años.




El Karate llevado adelante y enseñado por todos estos maestros y sus actuales alumnos, no contiene en si mismo la idea de lo deportivo. Citemos por ejemplo, al profesor Nagamine “el Karate debe ser aprendido como arte marcial, y la práctica del kumite como un entrenamiento más dentro de él, como una parte del todo, tan importante como lo es el kata o una técnica básica”. El kumite agrega, no se enseña para realizar torneos, los Katas y el kumite son en Karate como la madre y el padre para un chico. Ambos deben ser trabajados, estudiados y practicados plenamente, manteniendo la justa relación entre ellos y sin olvidar que el Karate es y debe ser un arte antes que un deporte.


No fue hasta que el Maestro Funakoshi llegó a Tokyo, que se empezó a utilizar el término karate-do por sus estudiantes y por él. El término karate-do, creado por el Maestro Funakoshi, está formado por tres ideogramas, el primero kara, significa: vacío, lo que implica autodefensa con las manos vacías, sin armas y tiene además un significado más profundo (glosario), el segundo te, significa mano y finalmente do,que significa vía, camino filosófico.

En 1891 ó 1892, según el Maestro Funakoshi, un profesor de escuela comenzó a enseñar karate a sus alumnos (que en esos días eran de mayor edad). Cuando llegó el tiempo de reclutamiento se observó inmediatamente que aquellos que entrenaban karate estaban en mejor estado físico que otros. Posteriormente el maestro Itosu fue invitado a atender una reunión de directores de escuela y hacer una demostración con sus estudiantes. Quedaron muy impresionados y prontamente se incorporó karate en el programa de educación física de dos de las mayores escuelas secundarias en Okinawa.

En mayo del año 1922, el Ministerio de Educación de Japón realizó la Primera Exhibición de Atletismo. El Maestro Funakoshi, como presidente de la Asociación de Artes Marciales Okinawenses, fue invitado a participar y mostrar las artes marciales locales a Japón (las islas principales). El maestro preparó material y partió a Japón. Luego de la exhibición, se vio forzado a quedarse por todo el interés mostrado, inicialmente de Kano Jigoro, el gran Maestro de judo, ante el cual, junto con cerca de cien judokas, realizó demostraciones. Este fue el comienzo de una gran cantidad de actividades en Tokyo, que le impidieron volver a Okinawa por mucho tiempo. Así quedó establecido el comienzo del Karate-do, creado a través de la fusión de las artes marciales Okinawenses y la filosofía Budo de las artes marciales japonesas propiamente tales, como el kyudo, arte de tiro con arco. En lo años posteriores a la llegada del Maestro Funakoshi a Tokyo, se formaron diferentes estilos, algunos de los cuales fueron introducidos por otros maestros de Okinawa. Cada uno utilizaba sus propias técnicas, kata y métodos de entrenamiento que eran guardados celosamente en secreto. La rivalidad entre los grupos fue intensa y la proliferación de estilos ocasionó que el karate fuese fraccionado en forma muy notoria.

Durante la II Guerra Mundial todas las artes Budo fueron controladas por el Budokukai, un departamento del gobierno encargado de la defensa. Como el karate era considerado como un arte okinawense y no arte nativo de Japón, no se permitía participar en él, salvo a través de la sección de judo. Luego de la guerra se prohibieron las artes Budo por las fuerzas de ocupación. Pero, ya que el karate no estaba ligado a la Budokukai, en 1947, se permitió reabrir los clubes de karate.

En 1948, (ó 1949, dependiendo de la fuente) los estudiantes de Funakoshi, los clubes universitarios y los dojos privados en todo Japón se organizaron oficialmente en la Nihon Karate Kyokai (Japan Karate Association, JKA) y nombraron al Maestro Funakoshi como su instructor jefe. Isao Obata, el Director e Kichinosuke Saigo como primer presidente de la JKA, ninguno de ellos tenía el tiempo ni la inclinación para administrar los intereses de una organización tan grande y por ello el directorio inmediatamente contrató personal de tiempo completo para administrarla. Masatomo Takagi fue contratado como secretario general; Masatoshi Nakayama como instructor jefe, para que realizase los entrenamientos diarios en los cuarteles generales; Kimio Ito fue designado director de administración; y Hidetaka Nishiyama fue nombrado jefe de la comisión de instrucción.


Para comprender lo que sucedió luego con la JKA y la exportación del karate al resto del mundo, será necesario un poco de información adicional. No sólo la ascendencia sino también las riquezas establecían la posición de una persona en la estructura de clases y en las instituciones japonesas, especialmente en las escuelas secundarias y las universidades. Aún hoy, la riqueza de una familia y su posición, determinarán en gran medida la universidad en la que un joven estudiará y por ello también la posibilidad de éxito de un graduado se verá fuertemente influenciado por lo mismo. Los tres grandes, en términos de universidades, por prestigio político y social son: Keio, Waseda y Hosei, los "Old Boys". Estos tres, juntos con Takushoku también representan los mejores de Japón pero Takushoku no era parte del establecimiento de las universidades. Comunmente llamada Takudai, fue creada antes de la 2da G.M. con el expreso propósito de entrenar administradores para trabajos en el extranjero. Por ello, estudiantes de Takudai se titulaban en economía, importación y exportación y en legislación internacional.

Estos trabajos no eran considerados de prestigio por los graduados de las universidades tradicionales. Había, por ello, una considerable fricción de clases en evidencia en la cabeza de la organización. Surgieron disputas sobre las prácticas comerciales, la filosofía y métodos de entrenamiento. La división de clases se acentuó por el hecho de que el staff de Takudai, Takagi y Nakayama entre otros, recibían dinero por enseñar karate.

Las disputas y los desacuerdos que ya en 1952 habían obligado al maestro Okano y luego al maestro Shigeru Egami a retirarse, llegaron a su máximo en 1955 cuando la JKA abrió su primer dojo comercial y se lanzó una fuerte campaña para reclutar nuevos estudiantes. Muchos maestros, incluyendo Isao Obata, sintieron que era absolutamente inmoral que un hombre aceptara dinero por enseñar el arte. Aun aquellos no en contra de eso, sí objetaron colocar karate en el mercado.

Los "Old Boys" fueron los primeros en retirarse, seguido por Obata y el grupo de Keio, finalizando con el Maestro Funakoshi, estos dos últimos en el año 1955. Al ya no verse impedidos por los conservadores, y debido a sus educaciones escogieron internacionalizar el arte.

El Maestro Funakoshi, junto con la fracción separada de la JKA, fundan la Shotokai, la organización de Shoto, incluía los maestros Shigeru Egami (Chuo), Hiroshi Noguchi (Waseda) y Genshin Hironishi (Chuo), teniendo como Presidente al maestro Funakoshi, hasta su muerte en abril 1957. Por otro lado Isao Obata, jefe del grupo de Keio, estableció la Zen Nihon Gakusei Karate-do Renmei (Liga de Karate de Estudiantes Universitarios de Todo Japón). El sucesor del maestro Funakoshi fue el maestro Shigeru Egami y actualmente es el maestro Genshin Hironishi. Hoy Shotokai está fuertemente representado en Europa, Japón y Estados Unidos, y más localmente en Chile.



Master from okinawa karate and kobudo