viernes, 28 de noviembre de 2008

ESGRIMA DE CORVO"equivalente al kendo y el uso de armas blancas mas pequeñas"


La esgrima de corvo es un sistema de combate desarrollado para la unidad de fuerzas especiales del Ejército de Chile, los "comandos". Incluso, el corvo es parte del emblema de éste y de otros grupos de cuerpos especiales del país. El sistema se desarrolló formalmente en 1963, cuando se recuperaron los conocimientos del uso del corvo de un individuo que era experto en su utilización, tanto así que cumplía cadena perpetua en San Bernardo por haber acabado con siete hombres usando su cuchillo corvo.

Sin embargo, los conocimientos de la utilización del corvo han existido desde muchos años atrás, siendo el arma característica tanto del "roto" chileno (gente común) como del salitrero en el norte donde sirvió en sus comienzos como herramienta para extraer el caliche o para cortar cuerdas. El cuchillo alcanzó su mayor gloria durante las batallas de la guerra del Pacífico, en donde muchas veces a la falta de municiones se vivieron grandes hazañas solo puñal en mano, siendo famoso junto con la bebida llamada "chupilca del diablo" y en otras como "arma de repaso", es decir, para rematar a los heridos después del combate.

El corvo es un cuchillo de punta curvada, de un solo filo con una cacha en un extremo con la cual se pueden asestar golpes llamados cachazos, además posee un cordón en ese extremo que va amarrado a la muñeca. El arma, aunque no permite asestar puñaladas frontales y de punta, puede asestar poderosos zarpazos a forma de garra, lo que sumado a su forma le otorga un devastador golpe. Existen diferentes tipos de corvo, siendo los más famosos el "pico loro", el atacameño (de menor curva), el historiado, el de gala, los populares, etc.

El corvo es un arma "improvisada", que surgio posiblemente en los campos de la zona central de chile a mediados del siglo XIX, donde predomina el cultivo del trigo y la vid. Las hojas de los viejos corvos "populares" revelan que bien pudieron pertenecer originalmente a guadañas, u hoces, las cuales fueron recortadas y se les agrego un mango al estilo de las dagas y puñales usadas por los campesinos de la época. Armas posiblemente con el mismo origen se pueden encontrar en lugares tan disimiles como Indonesia (arit, kerambit), o bien el Punjab hindú (bang).

Se dice que hay un código de honor entre los corveros, buscan siempre el corte certero para acabar a su oponente de un solo tajo; si el oponente cae, nunca lo atacan, entre otras costumbres. La lucha extrema entre corveros se hace amarrados de los pies, para un combate cuerpo a cuerpo.

El corvo también tiene sus supersticiones y creencias esotéricas, como por ejemplo "el árbol de la muerte", "el ojo de ángel", "la cruz de Salomón", etc., estos se grababan en la hoja o en el mango y le daban poderes al cuchillero o lo protegían de la muerte.


16 cortes (equivalente a la esgrima japonesa o kendo)

Los 16 cortes es el nombre dado a un arte que se basa en el manejo de la espada corta de dos filos, originaria de Chile. La cual puede ir acompañada de una espada más pequeña, un escudo o una cadena.

Se divide en tres conjuntos de técnicas, siendo la básica o de "base" la más amplia y la que forma el estilo en sí. Ésta se basa específicamente en el manejo de la espada, los cortes, posturas y las defensas. La espada es tomada en una mano (a diferencia del kendo japonés), de forma parecida a la esgrima antigua de Europa o la esgrima china, lo que posibilita el uso con la mano libre de una espada más liviana, un arma o utensilio compañero.

En cuanto a los otros dos conjuntos de técnicas, se dividen en 8 inferiores (basadas simplemente en la aplicaciçon o cadena de técnicas de corte) y 8 superiores (las cuales, al margen de ser una cadena de técnicas, aspiran a dominar un estado mental), formando en conjunto los 16 cortes que le dan nombre al estilo. Son técnicas complicadas de finalización y de cortes seguros, generalmente una progresión de técnicas básicas.

Hoy en día, la espada ha dejado de ser una herramienta de defensa, ya que tanto las leyes y la moda como la tecnología actual han relegado su uso; sin embargo, como disciplina tiene todavía un gran valor, debido a que al igual que las artes marciales, requiere muchas horas de esfuerzo y trabajo, a lo que se unen largos periodos de reflexión y conocimiento del propio cuerpo.

El arte, con un marcado tinte esotérico (aunque no confundir con una ciencia oculta), únicamente busca la exploración interna y el desarrollo del propio individuo, sin entrar en temas religiosos ni creencias. El patrono de este arte, enfocado al bien, es el "Arcángel Miguel", por su representación como vencedor del demonio con su espada. El simbolismo de algunas de las enseñanzas son: el "cortar a los demonios internos" (o sea eliminar los vicios a los que nos enfrentamos) o "el filo que corta hacia el exterior y hacia el interior" (o sea potenciar las virtudes y minimizar los defectos).



ESGRIMA DE CORVO DEL EJERCITO CHILENO