sábado, 12 de julio de 2008

LOS ORIGENES DEL KALI


Kali, Escrima, Arnis de mano, distintos nombres para referirse al conjunto de artes que se combinan en el sistema de combate desarrollado por los habitantes de las Islas Filipinas. Sistema de combate que como pocos en el mundo vincula las distintas áreas y aspectos que implican las artes de la guerra, entendiendo por lo tanto al combate como una totalidad, pero como una totalidad abierta, flexible, dispuesta permanentemente a cambiar y a absorber técnicas y conceptos que demuestren ser efectivos en el campo de batalla.

Y no es casual que esta concepción tan particular sobre el combate provenga de la cultura filipina. Toda la historia de este pueblo, al igual que la mayoría de las culturas del sudeste asiático, está plagada de invasiones, intentos de conquista y guerras. Distintos imperios intentaron dominar esta zona a lo largo de los siglos; españoles, portugueses, japoneses o norteamericanos sintieron en diferentes épocas la ferocidad de la resistencia filipina. Esta experiencia al tener que enfrentar imperios de tan diverso origen, junto con la influencia continua de civilizaciones y culturas tan variadas como los malayos, indonesios, chinos, indios, musulmanes y según algunas teorías hasta persas y egipcios, ayudaron a conformar uno de los sistemas de guerra más eclécticos y completos que se conocen

Existen muchas interpretaciones sobre el significado del nombre Kali, quizás la más aceptada sea la que explica el origen del término en la contracción de las palabras “Kamot” y “Lihok”. “Kamot” significa mano, o por extensión cuerpo, y “Lihok” quiere decir movimiento. Por lo tanto la traducción literal de Kali es “el arte del cuerpo en movimiento”.

El objetivo central en el entrenamiento del Kali no es la acumulación mecánica de técnicas, sino el desarrollo de ciertas cualidades y habilidades, es decir atributos, tanto físicos como mentales, necesarios para el combate.

Cualidades como la sensibilidad, el instinto, la coordinación, la fluidez, los cambios de ritmo, la velocidad, la reacción espontánea, etc, son los que modelan y determinan la habilidad de un luchador.

Para lograr un nivel de eficacia en este sentido se practican una serie de secuencias de entrenamiento, tanto con armas como con manos vacías. Se hace sin embargo un especial hincapié en el manejo de las armas (palos, machetes, cuchillos, etc), ya que habituar los reflejos y las reacciones a la velocidad del bastón o de un corte con cuchillo inevitablemente desarrolla la habilidad para la pelea a manos vacías.

Como dice Guro Dan Inosanto: “es como un iceberg; la punta es la técnica. Si investigamos más allá, encontramos de qué están construidas: los atributos”.



Si hay algo que diferencia notablemente al Kali filipino de cualquier otro arte es que todas sus áreas de entrenamiento, sean éstas con armas o con manos vacías, están orientadas por un mismo conjunto de principios y conceptos.



Algunos de estos conceptos y principios son:

Zoneo: es la habilidad de ubicarnos a través de los desplazamientos en posiciones lo más seguras posibles frente a nuestro oponente, tanto para evadir sus ataques como para lograr realizar los nuestros, sean estos golpes, atrapes, etc. Cuando se trata de varios atacantes mediante la acción de zonear se buscará estar siempre fuera del alcance del mayor número de adversarios de forma tal que los enfrentemos de a uno.

Destrucción de miembros: “Si arrancamos los colmillos a una serpiente, esta deja de ser peligrosa”, así es como explican los filipinos este principio. Quizás sea en el combate con cuchillo donde se vea más claramente esta idea, si logramos realizar un corte en el brazo armado de nuestro atacante, que es el que tenemos más cerca e implica un mayor peligro, es muy probable que su arma caiga y quedemos nosotros en ventaja.
Sin embargo la idea de destruir los miembros que atacan podemos verla aplicada al entrenamiento de todas las áreas, inclusive también en el entrenamiento de manos vacías, reemplazando el arma cortante o el palo por nuestros nudillos, codos, rodillas o pies. Estos golpes irán siempre dirigidos a puntos vitales o muy sensibles, tales como: nervios, tendones y músculos de los miembros inferiores y superiores.


Fluidez: La idea de fluidez en los movimientos es otro pilar en las Artes Marciales Filipinas. Esta idea es lo que llevó a desarrollar distintos ejercicios como la sumbrada, puño sumbrada, numerado, etc, donde lo que se busca es desarrollar la continuidad de golpes, figuras y bloqueos sin detenerse ni estancarse. El objetivo es mantenernos en movimiento mientras nos adaptamos a las energías del adversario, sin detenernos ante un error, ya que hacer esto aunque sea por un segundo en un enfrentamiento real podría costarnos muy caro.



Chequeo: es la acción de tener controlados los movimientos del adversario para que no continúe con su ataque, utilizando nuestra mano desarmada o mano “viva”; ya sea tapando, atrapando o agarrando. El desarrollo de la capacidad de utilizar la mano de chequeo de forma efectiva y espontánea se logra fundamentalmente con los ejercicios tanto de doble bastón como de espada y daga.



Volviendo al tema de los orígenes de las Artes Marciales Filipinas muchos grandes maestros opinan que el Kali es el arte madre y contiene todas las áreas de entrenamiento.

Uno de los sistemas más difundidos y que se aprende en la Academia de Dan Inosanto es el que proviene de la región filipina de Visaya occidental, y fue introducido en Norteamérica por uno de los más respetados maestros escrimadores, Juan Lacoste.





12 Áreas de entrenamiento del Sistema Lacoste:



1) Olisi Sencillo. (un palo, una espada, un hacha).

2) Olisi Doble. (doble palo, doble espada, doble hacha).

3) Olisi – Baraw. (palo largo y corto, espaday daga, hacha y daga, espada y escudo).

4) Baraw- Baraw. (doble daga, dobles palos cortos).

5) Baraw- kamot. (daga y mano vacía).

6) Kamot-kamot o Pangamut. (manos vacías)

- Panantukan (Boxeo filipino, incluye el uso del codo).
- Sikaran o Pananjakman (Patadas, incluye el uso de rodillas y tibias).
- Dumog o Buno (Lucha filipina).
- Higot- hampak/ Hubud-hampak (atrapes).
- Kinamutie (Pellizcar, morder, etc.)


7) Armas flexibles:

- Lubid (cuerda).
- Cadena.
- Olisi Toyok (nunchaku)
- Látigo.


8) Olisi Palad (Palo de bolsillo o de palma).

9) Sibat- Bangkaw / Olisi dalawang kamot (palo largo/ lanza/ estilo de Dos manos).

10) Tapon-tapon (armas arrojadizas).

11) Lipad-lipad (arco y flecha/ cerbatana).

12) - Historia, Filosofía, Ética.

- Entrenamiento mental, espiritual y emocional.

- Hilot (artes curativas)

- Danza y ritmo.





Áreas que entrenamos actualmente en la Academia Katipunan.



1) Sólo Bastón.

2) Doble bastón.

3) Espada y daga.

4) Baraw (cuchillo).

5) Pangamut o kamot- kamot (manos vacías).

- Sikaran.

- Panantukan.

- Higot- hampak/ Hubud-hampak/ Kadena de mano. (Atrapes).

- Dumog.



Por último y para comprender un poco más las distancias que se entrenan en el área de manos vacías, transcribimos la descripción que hacen los Dog Brothers sobre este tema.



1.- Distancia de pateo (Sikaran/Pananjakman).

Una peculiaridad del pateo en Kali es que el 75% de los golpes van dirigidos de la cintura para abajo, debido a su efectividad, atacando principalmente al sistema nervioso en los músculos, ingles, etc.

Otra distinción es que no existen formas ni katas, ya que estas formas de patear no buscan la estética sino la efectividad. Por este motivo nunca podría convertirse en un deporte.



2.- Distancia de boxeo, puños y codos. (Panantukan).

El boxeo Filipino es un arte brutal, parecido al boxeo inglés, pero sin reglas. Su objetivo es la destrucción de cualquier miembro del oponente, ya sean manos brazos, piernas etc. Esto, combinado con los movimientos evasivos y los desplazamientos y los golpes de codo, hacen de este un arte realmente efectivo.



3.- Distancia de atrapes, luxaciones y estrangulaciones

En la distancia de atrapes, su mayor atributo es la sensibilidad y es en esta distancia donde un luchador puede usar todas sus armas: puños, codos, rodillas, cabeza, pies, etc. Para desarrollar esta distancia tienen los filipinos su mejor aliado en las armas, debido a la mayor velocidad, sensibilidad y reflejos que son necesarios para entrenar con ellas. Otras técnicas de este arte son golpear nervios, atrapes, derribos, palancas, estrangulaciones, pellizcos, morder, empujar con los hombros, caderas, etc. Esta distancia da énfasis a los cambios de ritmo, tiempo, sentido del ritmo y, por supuesto, sensibilidad, siendo todos los golpes efectuados con energía frontal y a diferentes velocidades, con espontaneidad y fluidez.



4.-Distancia de combate en el suelo, derribos y controles

Esta es la ultima distancia en la que se puede desarrollar un combate. Una distancia desconocida por una gran mayoría que piensa que su oponente nunca pasaría a través de sus técnicas de puño o pierna. Esta seguridad por parte de estas personas podría conducirlas a un desagradable despertar. Dan Inosanto dice : “la lucha libre es el arte de llevar a tu contrario a cualquier posición con el mínimo esfuerzo”. Quizás sea esta la parte mas difícil de explicar del Kali, porque este tipo de lucha libre no tiene nada que ver con la lucha libre occidental. Los más de veinte puntos de control, la manipulación de las articulaciones, el arte de pellizcar, morder, o estrangular elementos muy sutiles y complejos que tienen que ser sentidos y vividos para entenderlos. Son muchas las personas que, cuando les hablamos del trabajo con armas, responden que no es algo que les interese en particular, ya que piensan que nunca las van a usar ni llevar consigo. Nuestra respuesta es sencilla: pondremos como ejemplo el cuchillo. Este desarrolla la coordinación mano- ojo, afinando los reflejos y ganando en sensibilidad y precisión. Imagine dos estudiantes intentando cortarse el uno al otro (por supuesto, con cuchillos falsos). Será necesario desarrollar un nivel de sensibilidad tremendo para este tipo de combate, pues un error de milímetros desencadenaría unas terribles consecuencias.

Cuando los estudiantes vuelvan al combate con las manos vacías, donde sólo existen golpes de puño, piernas, codos y rodillas, etc. su sensibilidad se habrá multiplicado.